Cerebros Multitarea o generación internauta

En los tiempos en los que las nuevas tecnologías y el mundo de la comunicación digital están a la orden del día, realizar cualquier actividad y mantener la atención sostenida sin distraerse resultaría un milagro.
Las continuas interrupciones que están al alcance de todos mientras hemos de desarrollar actividades cognitivas que sean eficaces hoy en día son inevitables, mails, teléfono móvil, internet y miles de páginas abiertas de webs diferentes…
A esto hay añadir que nuestra mente se encuentra cargada de preocupaciones, de pensamientos de pasado y de futuro que nos impiden disfrutar e incluso aprender de nuevas situaciones vividas en el momento presente y vivirlo de manera plena. O sea, si no hay nada que nos desconcentre de lo que estamos haciendo, somos nosotros mismos quienes lo hacemos. Nuestro cuerpo está pero nuestra mente no.
Estamos acostumbrando a nuestro cerebro a realizar todo en nuestra vida con atención parcial. Queremos estar tan conectados hacia fuera que no sabemos cómo conectar con nosotros mismos y todo esto genera problemas de ansiedad, de estrés, de desconexión con uno, angustia, sensación de vacío… ¿Qué ocurre con nuestra atención?
Como dice Daniel Goleman “La atención es un músculo que se debe entrenar”. Hay que llevar al gimnasio del cerebro a clases de “Entrenamiento de la atención”. Sería importante antes de realizar actividades en las que vamos a necesitar más atención realizar unos ejercicios antes. Es como el deportista que va a correr y antes realiza unos entrenamientos. Entendamos que nuestro cerebro no puede atender a dos cosas a la vez y procesarlas sin que haya un procesamiento consciente.
El cambio de tarea depende de la función ejecutiva de nuestro cerebro, quien controla los estímulos a los que quiere prestar atención. Por tanto, es importante conocer cómo funciona nuestra red atencional y saber que el cambio atencional continuo no es algo que nuestro cerebro haga de manera automática.  Incluso la actividad automática como es el hecho de caminar y  usar el móvil a la vez es un claro ejemplo de que son dos actividades que no pueden realizarse a la vez. Piense por un momento en ¿Qué es lo que ocurre cuando caminamos y usamos el móvil a la vez?  O piense en ¿Qué ocurre si usa el móvil y conduce a la vez? No somos cerebros multitarea. Por tanto, el uso excesivo de la multitarea o personas que realizan multitarea se distraerán  más a la hora de realizar una actividad cognitiva que las personas que utilizan sus redes atencionales de manera consciente y que no abusan de la sobregitalización.
Respecto al cerebro de los niños habría que reflexionar sobre cómo está influyendo la era de la  digitalización. La neurociencia indica que la sobredigitalización está produciendo modificaciones en los cerebros que empeoran los procesamientos atencionales y no favorecen el autocontrol.  La red atencional que está prevaleciendo es la de la atención parcial. La atención desempeña un papel fundamental sobre cómo percibimos, sobre nuestra conducta y nuestra memoria y para que tengamos estas experiencias conscientes necesitamos aprender a regular y focalizar la atención.
La capacidad cerebral para el procesamiento de  información sensorial es más limitada que la de la recepción de estímulos del entorno así que la información que entra supera la capacidad que nuestro sistema nervioso tiene para su procesamiento. No sería importante enseñar a los niños cómo funciona la atención. ¿Y poner límites a la hora de la comida o de la cena para que puedan alimentarse de manera saludable?