Son muchos los padres que nos habéis planteado esta cuestión. Muchas veces la formuláis en bajito porque parece que las siglas de ACI (Adaptación Curricular Individual) dan miedo. Lo normal es que hasta llegar a tener una ACI hayáis pasado por otra sigla que es RE (Refuerzo Educativo). Por tanto, lleváis un camino ya recorrido en las medidas que ofrece el sistema educativo para vuestro hijo.

A lo largo de este artículo pretendemos aclararos qué es una ACI y las repercusiones que tiene en su historia escolar.

A nivel conceptual definiríamos la adaptación curricular como un tipo de estrategia educativa, generalmente dirigida a alumnos con necesidades educativas especiales. Consiste en la adecuación del currículum de un determinado nivel educativo con el objetivo de hacer que determinados objetivos o contenidos sean más accesibles a un alumno o bien, eliminar aquellos elementos del currículum que les sea imposible alcanzar debido a las dificultades que presente.

Se trata de tener en cuenta las características individuales del alumno a la hora de planificar la metodología, los contenidos y, sobre todo, la evaluación.

No todas las ACIs son iguales, existen dos tipos diferentes de adaptación curricular.

 

Adaptación curricular no significativa

Es aquella en la que no se modifican los elementos básicos del currículo (objetivos, contenidos y criterios de evaluación). En cambio sí se modifican o adaptan:

  • La metodología.
  • La organización.
  • El ambiente.
  • También puede modificar ligeramente los contenidos, pero sin existir un desfase curricular de más de dos cursos.

Las modificaciones en el currículo afectarán a elementos tales como la metodología, el tipo de actividades, los instrumentos y las técnicas de evaluación. Sin embargo, no afectan a los objetivos educativos, que seguirán siendo los mismos que para el resto de sus compañeros.

Esta medida no tendrá ninguna repercusión en la evaluación y promoción del niño con dicha adaptación, ya que esto no afectara a los objetivos esenciales. Generalmente cuando un profesor aplica esta medida se refleja en el boletín de la notas con las siglas (RE).

Los profesores son los que detectan en el alumno determinadas dificultades que están interfiriendo para que el alumno no alcance de manera global los objetivos generales de etapa.

Siguiendo la línea del continuo diremos que si una vez aplicadas estas medidas no fueran suficientes, nos plantearíamos el siguiente tipo de adaptación.

 

Adaptación curricular significativa

Son aquellas en las que sí se modifican los elementos básicos del currículo. La finalidad es alcanzar los objetivos propuestos para el curso en el que se encuentra y dar respuesta a las necesidades educativas del alumno.

Para que un niño tenga una ACI significativa ha tenido que ser evaluado psicopedagógicamente y reflejado sus necesidades en el DIAC (Documento de Adaptación Curricular Individual).

El ACI es un nivel de concreción más en el que se plantean los objetivos que queremos alcanzar, que no son iguales que el resto de sus compañeros. En el caso que no se hayan alcanzado los objetivos se podría permitir la permanencia de un año más en el mismo curso -si con ello se garantiza que va a alcanzar los objetivos o la titulación correspondiente o que va a ser muy beneficioso para su proceso socializador-.

En la etapa de educación primaria ser evaluado teniendo en cuenta esta medida no tiene ninguna repercusión. Pero cuando estamos hablando de la siguiente etapa educativa, la educación secundaria obligatoria, es importante que se revise la aplicación de las ACIs significativas, pues pueden implicar la imposibilidad de la obtención de la titulación de graduado en educación secundaria.

En Proyecto Aprende creemos importante poder ayudar a nuestros niños a alcanzar esos objetivos curriculares teniendo en cuenta sus dificultades. Para ello contamos con pedagogos terapéuticos que asesoran, planifican y concretan esas medidas, sirviendo de enlace entre la escuela y la clínica.

Lo que queremos es niños felices, seguros y que disfruten del viaje del aprendizaje, cada uno a su ritmo.


Bibliografía

Orjales Villa, I., Déficit de atención con hiperactividad. «Manual para padres y educadores». Editorial CEPE. (1999)