La cuarentena trae consigo un tiempo infinito con nuestros peques. Tiempo que es muy difícil de gestionar por las situaciones que estamos viviendo.

Desde el departamento de Terapia Ocupacional os animamos a descubrir en cada una de las actividades de la rutina un objetivo para ayudar a nuestros peques a desarrollar sus habilidades. Un ejemplo muy sencillo: en el momento del vestido o el desvestido, darle más tiempo del habitual (que ahora de eso nos sobra!) para que se abroche o desabroche los botones. O bien, hacerles partícipes de la tarea de poner la mesa. Con esto estamos trabajando la secuenciación, la orientación espacio-temporal

Confío en todos los papás, mamás, abuelas, abuelos, tíos, tías o cuidadores principales de nuestros pequeños de que empoderándoles y dándoles nuevas tareas en el hogar mejorarán su autonomía y todas sus habilidades psicomotrices dándole el tiempo que en una rutina de cole, actividades extraescolares, cena, ducha… no tenemos. ¡Miremos el lado positivo!

Más ejemplos de actividades en las que nuestros peques pueden participar:

  • Escribir o participar en una pizarra en colocar las actividades que se van a realizar durante el día. Es súper importante tener una estructuración, tanto para los adultos como para los más pequeños, en días en los que no se puede salir de casa.
  • El cocinar algo que le encante a nuestros peques puede ser la mejor manera de trabajar el cálculo en lugar de sentarnos delante de un papel a hacer mil sumas.
  • El quitarnos el pijama y ponernos la ropa. Una tarea de secuenciación perfecta.
  • Realicemos Gymkanas en casa con pistas para darle al coco con alguna adivinanza.
  • Hagamos circuitos de psicomotricidad en el salón para regular y canalizar toda nuestra energía, ya que no podemos salir a los parques.
  • Cocinemos y manchémonos las manos y la cara! En la situación en la que estamos, los niños casi no están experimentando con sus sentidos porque tienen sus actividades muy limitadas. Por eso, que no nos importe guarrear un poquito!

Y acordaros lo más importante: TENEMOS TIEMPO DE SOBRA, DÉMOSLE TIEMPO A NUESTROS PEQUES PARA EQUIVOCARSE Y VOLVER A INTENTARLO. NO NOS ANTICIPEMOS A SUS FRACASOS PARA QUE TRIUNFEN A LA PRIMERA. Quizá no se abrochen el botón a la primera, pero si se lo abrochamos nosotros nunca tendrán una segunda o tercera oportunidad.