A lo largo de este artículo pretendemos dar una serie de propuestas que puede realizar un docente cuando tiene un alumno con TDA.

Lo ideal es siempre dar un enfoque sistémico que englobe las medidas a nivel familiar, clínico y educativo. En este post trataremos, las medidas curriculares de las que se puede beneficiar un niño con TDA-H. Nos centraremos específicamente en las medidas generales del centro.

El recorrido legislativo de las medidas para la atención a los niños con TDA/TDA-H se resume a continuación:

El objetivo primordial de esta intervención educativa es dar respuesta a las necesidades educativas del niño/a. Este objetivo viene concretado en el plan de atención a la diversidad de los centros educativos.

Siguiendo la línea del continuo, lo normal es empezar aplicando medidas generales u ordinarias. A continuación enumeramos dichas medidas focalizadas en aquellas necesidades de los niños con TDA.

 

Medidas generales en el centro

  • Organización del espacio, el tiempo y los recursos en general: El centro deberá tener en cuenta los diagnósticos del alumnado con TDAH a la hora de gestionar sus recursos personales y materiales. Es importante plantearnos cuál va a ser su tutor, la situación del aula, los horarios de clase… Por ejemplo, a la hora de la asignación de aula debemos tratar de asignar aulas con menos elementos distractores (cerca de las escaleras, zonas de paso…) a aquellos grupos con diagnósticos de TDAH.

 

  • Protocolo de actuación: Es vital que en el centro exista un claro protocolo de actuación definido en sus documentos. En definitiva, que todos conozcan los pasos a aplicar con estos alumnos, tanto para la detección como en su intervención. Para ello es importantísimo que el plan de atención a la diversidad sea público y abierto en la comunidad educativa.

 

  • Coordinación interna: Es importante, como se desprende de lo dicho hasta ahora, que se respeten los espacios y momentos de reunión entre los agentes implicados. El equipo directivo debe hacer un esfuerzo en este sentido.

 

  • Coordinación con otros centros educativos: Principalmente en el paso de primaria a secundaria, los centros deben procurar que la información recopilada y elaborada en el centro de primaria fluya hasta el instituto. Un diagnóstico en el colegio, con su correspondiente adaptación, debe ser conocido en el instituto desde el primer momento.

 

  • Gestión de la convivencia: La conducta hiperactiva e impulsiva que en ocasiones muestra el alumnado con TDAH hace que este sea un tema problemático. Este alumnado frecuentemente cae en círculos de castigos, malas notas, valoraciones negativas, expulsiones, etc. Si esto sucede, es evidente que estamos fracasando, pues generar una historia de este tipo no es nunca positivo para el desarrollo y el ajuste personal de un alumno/a. Recordemos aquí la función socializadora y de formación de ciudadanos responsables que tiene la educación.

 

Algunas propuestas en torno a la convivencia y a la disciplina son:

 

  • Crear un sistema de gestión de la convivencia que emplee la mediación entre iguales de manera que minimicemos los conflictos y, con ello, medidas tan drásticas como las expulsiones.

 

  • El patrón de disciplina que se propone para ellos/as consiste en lo siguiente. Por un lado, una disciplina blanda para cuestiones de escasa relevancia. Por el otro, un patrón absolutamente inflexible ante conductas graves de tipo violento, de falta de respeto o de incumplimiento flagrante de las normas. Recordemos que los castigos deben guardar proporción con la falta y con la edad de quien la comete. Evitemos generar esa historia de fracasos y castigos que puede llegar a hundirles. Recordemos el efecto Bola de nieve enunciado por Isabel Orjales.

 

  • El castigo tiene un efecto muy escaso en este alumnado. Hemos de trabajar con el refuerzo de las conductas deseables y marcar aquellas que nos parecen inadecuadas.  

 

  • Tengamos especial atención a los casos de bullying. Aquí el alumnado con TDAH es frecuentemente víctima, pero también en ocasiones verdugo.

 

A lo largo de este artículo hemos expuesto una serie de medidas a las que tienen derecho los niños con TDAH, así como la obligación de los docentes a aplicarlas.